lunes, 25 de abril de 2011

El fin de los tiempos

¿Buenos días? No, amig@s. No son buenos días no more. El fin de los tiempos está llegando. Sin ningún tipo de dudas. El apocalipsis. No es que yo crea en las profecías de los mayas, en el asteroide Hercóbulus, en el noveno planeta del sistema solar o que las leyes son iguales para todos. No. El otro día he podido ver la prueba definitiva por mí mismo. Y no ha sido que tenga comentarios en mi último post, que también podría ser considerado como prueba en los más altos tribunales eclesiásticos -de hecho me consta que ya están haciendo nicutina (el que no conozca el término que lo diga, que se lo explico) porque ya se ven ardiendo en el infierno-. No. Os vais a quedar de hielo. Algunos os tiraréis de los pelos, y los puristas (como yo) nos estamos replanteando nuestras creencias y nuestros gustos. Después de tantos años creyendo... y practicando... En fin. Ahí va la bomba: Estrella Galicia ha sacado una sin. Y no me refiero a una sin con otro nombre (como era la River), sino con su nombre. Estrella Galicia 0,0. El acabose. Sin disimulos. La gran compañía se ha convertido al pichifluismo que nos domina, en el que los hombres se depilan las cejas (y otras partes del cuerpo que prefiero no mencionar) y beben cerveza 0,0. Se puede convertir la humanidad en algo peor, me pregunto. No. Me respondo. Ergo, el mundo ha llegado a su fin. Ya no queda nada en lo que creer, salvo que la gasolina va a seguir subiendo. Por cierto, que vendo mi coche, por si a alguno os interesa, un Megane precioso y semidescapotable, muy bien de precio (es mi blog y yo decido quién puede insertar anuncios en él, bastante me ha costado hilar un argumento en que pudiera meter la cuñita sin que cantara exageradamente).
En resumen amig@s, que 1º El mundo se va al garete, y 2º Vendo el coche.
No creo que me podáis recriminar que ponga cuñas en mi blog. Tampoco es para tanto. Nunca he puesto que vendo un maravilloso piso el Castañal, con unas vistas estupendas al parque, y sabéis que hace tiempo que está en venta. Ya en uno de los primeros posts os anunciaba que la crisis inmobiliaria es culpa mía. Pero os lo tomabais a coña. El hecho es que el mundo está muy mal. Nos dicen lo que hay que vestir, comer, leer, creer, pensar... según mejor convenga a los que nos mandan, que no son los que parece que mandan, sino los que venden lo que nos dicen que tenemos que comprar. Se inventan crisis, guerras, polémicas y entretenimientos como cortinas para impedirnos ver la realidad de lo que nos están haciendo. Que es quitarnos todo lo bueno que tenemos, la parte positiva de la humanidad, para hacernos sacar nuestros peores instintos, convirtiéndonos en depredadores de los otros humanos. Todo por la pasta. Y al que no la tiene o no la quiere le miramos mal. Money. Parné. Dinero. Da igual cómo se consiga, sólo importa cuánto. Sólo tenéis que ver la tele para ver quién la gana y cómo. Muchos diréis que el sistema económico que tenemos es el mejor de los posibles y que tal y que cual. Pensad sólo en esto: Hay un 80% de probabilidades de nacer en un país pobre, donde el que no muere de pequeño lo matan de mayor, o simplemente lo hacen morir de hambre. O le ponen un AK en las manos y le obligan a matar. Y cosas peores. Pero nosotros hemos tenido la suerte de nacer en el sitio bueno, así que podéis sentiros afortunados por ello, que no orgullosos por un sistema que permite y genera estas diferencias.
Bueno. Me he puesto un poco profundo, pero creo que apesta ya todo esto. Y todo por culpa de la pasta, que es por lo que vendo mi coche. Por poquita pasta. Que mas vale de pedir que de robar.

Hablando de manipulaciones y de pan y circo, he tenido que soportar en muy poco tiempo dos partidos del siglo. Uno, el de liga, en casa de CL, para el que me convencieron sobornándome con una comida, antes del partido, y una cena, durante el partido. La cena, espectacular. L nos hizo unas almejas que pa qué. Gracias (las que tiene: gran cocinera, juapiña, buena persona... lástima el mal gusto que tiene pa los hombres). En fin.Una gran cena. Lástima que tuviera que soportar el partido. A diferencia de J, yo no aguanto el fútbol. Me crispa. Salen 22 tipos endiosados que apenas saben leer ni escribir, que no respetan los valores ni las normas del juego, ni al árbitro, ni a los contrarios, y por ende ni al público ni al propio fútbol. Lo único que les importa es ganar. Partidos. O lo que es lo mismo, fama, dinero... No importa cómo se gana. El arbitro gominas se inventó tarjetas, eludió unos penaltis y se inventó otros. Pésimos jugadores, pésimos árbitros, pingües beneficios. Una vez fui al Bernabeu a ver un partido del Madrid contra el Osasuna en liga. Fuimos por sorpresa. Mi cuñao A nos recogió en el aeropuerto cuando C y yo volvimos de Moscú. El campo, imponente, enorme. Me encantó. Además estábamos cerca del césped y se veía todo de coña. Pero nada más llegar me dan una cerveza sin alcohol, en un vaso de plástico. Malo. ¿Por qué? Pregunto yo, inocente. Es que no se puede beber alcohol ni se permiten vasos de cristal, porque los tiran al campo. ¿Qué clase de público va al fútbol? Viendo el seis naciones por la tele te hinchas a ver gente con pintas de cristal en la mano. Y nadie las tira al campo.
Otra cosa que no soporto es que los jugadores le estén comiendo los güevos al árbitro seguido. Unos para que pite, otros para que no pite. Debería hablar sólo el capitán con él. Y los demás punto en boca. Que hay una duda, se ve en los monitores del estadio, y se pita en consecuencia. ¿Por qué no se hace? Yo sólo he arbitrado a chavales en un campamento, y al primero que se ponía tontito o me decía algo lo echaba. Y si seguía le daba una cariñosa mascada. Pero en el fútbol no. Todos los jugadores gañanes con sus peinados quirico, y sus melenitas y sus tatuajes van a decirle al árbitro lo que les sale de ahí, porque él es un matao que no tiene ni idea de fútbol y a él los de Audi le regalan coches. Así que tenemos 22 tipos entre los cuales raros son los respetuosos con juego, rivales y público. Un árbitro con dos padiolos que le asisten, que va tan presionado por público, prensa, jugadores y demás que ni sabe lo que pita a veces. Dos entrenadores tan o más endiosados que los jugadores. Y cienmil túzaros de público, de los que lo mejor se puede decir, como decían el otro día, es que no causaron disturbios graves. Y eso es el fútbol.

En fin, que me queda esto largo. Gracias por los comentarios. No es verdad lo que dice X que fuera una estrategia, ni J me ha convencido él solito. Mucha más gente me ha dado su apoyo en directo, y se lo agradezco. Un saludo a tod@s.

Portaros bien.

4 comentarios:

Misgalletasyotrascosas dijo...

Y yo que me alegro de la 0,0 de Estrella, y si tú fueras solidario con las madres lactantes que no pueden beber Estrella con, pues te alegrarías como yo.

Muack

alejandra dijo...

que pasa con este blog que me ha borrado el comentario??? con las cosas chulas q decia de la Estrella y los arbitros....cachissss

maria jose dijo...

Recien llegada a tu blog y muy arrepentida de no haberlo hecho antes... que risas me acabo de echar con tus aventuras en los trenes, aviones y demas, la sucesión de los hechos de los bodorrios de esta gentuza que se le da por casarse, y me leeré el resto con calma en otro momento... en fin, que sigas escribiendo pues lo haces estupendamente y como leí por ahí en algún comentario, la gente llega, lee, se rie o no y no se para un minuto a comentar, pero estamos eiquí compañeiro!!!
Bicos.
M, señora de E.

Aida dijo...

A mi lo de la Estrella como que ni con ni sin...soy más de Mahou... pero es por el legendario 2 por 1 de las noches del Nordeste allá por los noventa... y eso deja a una marcada de por vida...en fin, que sigas amenizándonos así de bien nuestras navegaciones... y suerte en la venta y coche y piso, chico pareces el segunda mano...jajaja totalmente de acuerdo contigo en cuanto al fútbol. bicos de la señora de A